La importancia de ser un buen redactor

Los mejores 10 consejos para ser un buen redactor

Casi has terminado este curso, ¿ya has dado el paso de convertirte en redactor de Publisuites? ¡Enhorabuena! Para nosotros es un placer que quieras formar parte de nuestro equipo y esperamos que muy pronto empieces a recibir tus primeros encargos profesionales.

Antes de que te pongas manos a la obra, vamos a darte 10 consejos para que tu trabajo te resulte lo más sencillo posible y tus textos tengan la mejor calidad.

1. Organízate

La organización es básica para cualquier aspecto de la vida, pero descubrirás que es todavía más importante cuando vas a exponer tus ideas por escrito.

Sabemos que hay plazos de entrega por cumplir y que a veces pueden ser ajustados, pero dedicar unos minutos a organizar el trabajo hará que seas mucho más productivo.

Antes de nada busca fuentes que sean de calidad. Si es un tema sobre el que sueles escribir con frecuencia, puedes crear listas por temáticas y guardar las webs que te parezcan más útiles, así el trabajo de documentación será más rápido de cara al futuro.

Con las fuentes ya listas piensa en el contenido que vas a crear y haz un pequeño esquema del texto. Ordena tus ideas y ya lo tienes todo listo para empezar a redactar en cualquier momento.

2. Sé puntual con las entregas

A todos nos asustan un poco los plazos de entrega, pero están ahí para cumplirlos. Revisa muy bien tu agenda antes de aceptar un trabajo, para asegurarte de que vas a tener tiempo suficiente para presentarlo.

No te centres solo en el número de palabras que te piden, revisa otros aspectos como la temática que pide el cliente, el tipo de redacción o incluso cuestiones técnicas. Todo esto puede influir mucho en lo que vas a tardar en redactar.

¿Crees que no te dará tiempo? Entonces lo mejor es rechazar ese trabajo. Si no rechazas un pedido o no entregas el pedido antes de la fecha límite. El cliente habrá perdido varios días y tendrá que buscar un nuevo redactor, además ya no volverá a confiar en ti para próximos pedidos. 

3. Resuelve las dudas antes de escribir

Te vas a encontrar con clientes que te dan un briefing muy detallado de lo que quieren y otros que son mucho más escuetos. No te asustes si no te queda claro lo que te están pidiendo.

Lo más sencillo es que mandes un mensaje al cliente a través del chat del pedido y le plantees las dudas que tengas antes de comenzar a redactar. Así te aseguras de hacer un texto que de verdad se amolda a lo que quiere.

4. Busca la objetividad

Piensa que no estás escribiendo para tu propio blog sino para un tercero, abstente de incluir opiniones personales en los textos que redactes. El resultado debe ser lo más objetivo posible.

Distanciarte un poco de tu texto también te ayudará a la hora de hacer las revisiones y correcciones, puesto que no tendrás tanto reparo a la hora de eliminar parte de lo que has escrito.

5. No incluyas contenido de relleno

Los clientes no buscan Thin Content para sus webs, sino contenido de calidad. Si en un texto hay relleno para cubrir el número de palabras exigidas, eso se acaba notando.

Procura que todo lo que haya en tu artículo tenga valor. No deberías tener problema para redactar el número de palabras pedidas si usas fuentes de buena calidad. También puedes recurrir a los ejemplos si necesitas aumentar el volumen de palabras, de esta forma seguirás añadiendo información útil para el lector.

6. No copies contenido

Aunque parece algo obvio, siempre viene bien tenerlo en mente. Bajo ningún concepto debes plagiar contenido de otras webs. Esto te perjudica a ti y también a tu cliente. Eres redactor, un profesional, no necesitas recurrir a técnicas de este tipo.

Además, contamos con una potente herramienta antiplagio, así que si has tomado el camino fácil y has copiado contenido, lo plataforma lo detectará y no podrás entregar el artículo hasta que no hagas los ajustes necesarios como para tener un texto original.

7. No menciones a la competencia de tu cliente

Si el cliente quiere que hables de alguna marca o añadas algún enlace, él mismo te lo pedirá en los detalles del pedido; si el cliente no te ha pedido enlaces, es mejor no ponerlos.

En caso de que te soliciten enlaces procura no incluir nunca uno a la competencia de tu cliente, puesto que lo que menos quiere es recomendar a otros y darles tráfico.

Es posible que no sepas quién es exactamente tu cliente, y una buena forma de no cometer errores es solo mencionar fuentes oficiales o a medios de comunicación fiables si es totalmente imprescindible hacerlo.

8. Añade una imagen

Aunque el cliente no te lo haya pedido, siempre es buena opción incluir una imagen en tu artículo. No te costará más de unos minutos escoger una buena fotografía y le ahorrarás tiempo al destinatario del texto, algo que tendrá muy en cuenta para futuros encargos.

Eso sí, usa siempre bancos de imágenes gratuitos para obtener fotos que estén totalmente libres de derechos de autor. Te recomendamos usar Pixabay o Pexels.

9. Revisa los textos antes de entregarlos

Una vez terminada la redacción, no des por concluido el trabajo. Es momento de leer lo que has escrito de forma mucho más detallada para corregir errores tanto gramaticales como ortográficos.

A todos se nos puede pasar una pequeña falta o una coma de más, pero la idea es que el texto quede lo más perfecto posible. Entregar un artículo sin haberlo revisado antes es algo que transmite muy mala imagen del profesional que lo ha redactado. Dedicándole unos minutos a la revisión y corrección consigues que tu texto gane en calidad.

Hay veces que has invertido mucho tiempo en una redacción y estás tan enfrascado en ella que no eres capaz de visualizar los errores. Puedes dejar ese texto de lado unas horas y volver a releerlo pasado un tiempo, localizarás los errores de forma más rápida.

10. Elimina lo accesorio

En la revisión puedes ir un poco más allá de corregir errores. Tras una segunda lectura te darás cuenta de que hay contenido que realmente sobra, por ser redundante o no tener realmente interés.

Aprovecha la revisión para eliminar todo aquello que sea accesorio. Tendrás un texto más depurado y libre de contenido de relleno.

Siguiendo estos consejos conseguirás crear textos únicos y exclusivos que se adaptarán a la perfección a lo que quiere el cliente, así que no dudará en volver a contar contigo la próxima vez que necesite contenido. ¡Es hora de redactar!