Títulos: cómo elegir el título de un artículo

Aprende a crear títulos atractivos para tus textos

Imagínate que has estado elaborando el artículo ideal para un cliente. Has dedicado tiempo a informarte, recopilar fuentes, estructurar el texto, redactarlo y corregirlo. Toca publicarlo, pero falta un detalle bastante importante: el título. ¿Escribes lo primero que se te pasa por la cabeza o le dedicas unos minutos a la tarea?

Te vamos a revelar un secreto a voces: un buen contenido no es nada si no va acompañado de un gran título. Para que tanto tú como tus clientes tengáis éxito, vamos a ver a continuación algunos consejos para crear un título irresistible que invite al usuario a hacer clic.

El manual imprescindible para elegir un buen título

Un título tiene que ser llamativo pues, finalmente, es la carta de presentación de tu artículo. Para conseguir el título perfecto existen algunos trucos que utilizan los profesionales del copywriting.

Sé claro y directo

Si no quieres que tu título salga incompleto en el buscador, es mejor que escribas un titular conciso y efectivo. Además, según Jakob Nielsen, el lector lee las tres primeras y las tres últimas palabras del título. En este sentido, Mäider Tomasena explica en su blog que el título perfecto constaría de seis palabras, pues el lector “no lee, escanea”. Sin embargo, Mario Camacho defiende los títulos de entre 8 y 12 palabras. 

Obviamente, la extensión de tu titular dependerá de la temática del artículo y de las keywords utilizadas pero, básicamente, el aprendizaje es este: busca un título concreto y claro, ni demasiado largo ni demasiado corto

Haz hincapié en los beneficios 

Otro de los ganchos para lograr que el lector haga clic en tu artículo es mostrarle los beneficios en el título. Neville Medhora explica que la fórmula para escribir un buen titular es la siguiente: 

  • Resultado: qué va a conseguir el cliente.
  • Periodo de tiempo: en cuánto tiempo lo conseguirá.
  • Objeción: argumento que descarta de antemano las posibles excusas del lector.

Ejemplo: “Cómo puedes perder peso cambiando tus hábitos” pasaría a “Reduce peso en dos meses sin hacer dieta”. 

En el primer título, vemos que podemos reducir peso, pero esforzándonos y cambiando nuestro día a día. Y esto, en realidad, es bastante obvio. En el segundo ejemplo, tenemos un titular más efectivo, pues nos está diciendo que en dos meses ya tendremos el trabajo hecho y que, además, ni siquiera tendremos que hacer dieta, algo que echa para atrás a mucha gente. Siendo honestos, es bastante más probable que algunos curiosos pinchen en el enlace del segundo título.

Las listas atraen miradas

Es un hecho, a la gente le fascinan las enumeraciones. Eso sí, un número no funciona por sí solo, debes saber utilizarlo. Te damos una pista: te recomendamos que utilices listas largas y acompañes el título de palabras potentes, como por ejemplo “10 técnicas valiosas para aumentar tus ventas”.

El superlativo gusta 

No hay que abusar de él, pues nada es lo “más” o lo “mejor”. Y, obviamente, no queremos que los clientes pierdan credibilidad. Pero, de vez en cuando, se puede aplicar en algunos artículos. Volviendo al titular del anterior ejemplo, le podemos dar una vuelta y cambiar los números por un superlativo: “Las mejores técnicas para aumentar tus ventas”. 

La provocación funciona

Por muy profesionales que queramos ser, a veces funciona mejor ser directo. Por ejemplo, un titular de este estilo sería “10 cosas que has hecho y de las que te arrepientes”. Este tipo de titular que, obviamente no funciona para todos los artículos ni clientes, tiene un punto controvertido que engancha. Por otra parte, el desafío también funciona, al igual que la palabra “no”. Por eso nos llama tanto la atención meternos en un artículo titulado: “El artículo que no deberías leer”. 

Y, ¿qué es lo que no hay que hacer?

Ya conoces lo que va a funcionar, pero ahora necesitas saber lo que no te ayudará. Por ejemplo, no es recomendable escribir un título espectacular que, básicamente, le promete al lector que le cambiará la vida, si el artículo no está a la altura.  Al fin y al cabo, no queremos que el lector se decepcione. De igual forma, tampoco podemos asegurar algo en el titular y luego no explicarlo.

Ahora que ya conoces estos truquitos, seguro que te será más sencillo elaborar un título. Por suerte, existen herramientas para apoyarnos cuando sufrimos bloqueo de escritor. Es el caso del generador de títulos de Digital Content. Este generador de ideas no te dará un título perfecto, pero te acercará un poquito a él. 

Para rematar este artículo concluimos diciendo: haz titulares claros, concretos, llamativos y, bajo ningún concepto, engañosos. Y siempre, siempre, siempre, incluye la keyword en tu título.